Asesoramiento gratuito y pedidos
+49 (2222) 8039975

Tiempo estimado de envío

de 3 - 5 días

Envío gratuito

de 99,00 €

Fase de prueba

100 días

Detectar, tratar y prevenir la espondilosis en perros

Espondilosis en perros

Si un perro sufre de espondilosis, hay cambios degenerativos en su columna vertebral. La enfermedad conduce a la osificación de los espacios intervertebrales y a una degradación progresiva de los componentes elásticos de la columna vertebral.


Explicamos a continuación qué causa la espondilosis en los perros, cómo se nota la enfermedad y qué opciones de tratamiento están disponibles. También aprenderá a reducir el riesgo de espondilosis en su perro.

¿Cómo se desarrolla la espondilosis en los perros?

La tarea de la columna vertebral es, por un lado, estabilizar el cuerpo y, por otro lado, garantizar una movilidad suficiente. Para este propósito, consiste en cuerpos vertebrales individuales que están conectados por músculos y ligamentos.


Los discos intervertebrales se encuentran entre las vértebras. Los discos intervertebrales sirven como amortiguadores y también aseguran una movilidad indolora de la columna vertebral.


Al comienzo de la espondilosis, los discos intervertebrales regresan. El cuerpo del perro trata de contrarrestar la inestabilidad resultante mediante medidas de reparación.


Hay osificación entre las vértebras individuales, lo que resulta en un aumento de la rigidez del área afectada de la columna vertebral. Hasta que los cuerpos vertebrales hayan crecido completamente juntos debido a la espondilosis, los perros pueden experimentar regularmente discos herniados y parálisis.

Causas de la espondilosis del perro

Los perros pueden tener varias causas para desarrollar espondilosis. Esto incluye, entre otras cosas, la sobrecarga debido a una carga de trabajo de entrenamiento demasiado alta en el deporte del perro y el sobrepeso.


Dado que la espondilosis es un signo típico de desgaste, los perros mayores se ven particularmente afectados. En los perros de servicio, la espondilosis es incluso una de las enfermedades más extendidas, que también puede afectar a los animales más jóvenes debido a los altos niveles de estrés en la vida laboral diaria.

Además, existe un mayor riesgo de espondilosis en algunas razas de perros. Por lo general, los perros grandes y pesados ​​se ven afectados por la enfermedad degenerativa de la columna vertebral.


Las razas para las que se conoce una predisposición a la espondilosis incluyen el boxeador alemán, el San Bernardo y el Labrador Retriever.

Detectar espondilosis en perros

Los perros que sufren de espondilosis generalmente tienen dolor de espalda. Como arquero, puedes reconocer esto por el hecho de que tu amigo de cuatro patas es extremadamente reacio a tocar la espalda.


Además, la espondilosis en los perros es notable por una disminución cada vez mayor en la necesidad de moverse. Los animales afectados a menudo tienen dificultades para realizar movimientos normales, como acostarse o levantarse.


Si cree que algo va mal con su perro, preste más atención a su modo de andar y sus movimientos.


Debido a que los perros con espondilosis a menudo se vuelven inseguros y tratan de evitar ciertos movimientos tanto como sea posible. Estos incluyen saltar, subir escaleras o correr.


Por ejemplo, si su perro de repente evita su lugar favorito en el sofá, esto puede ser un signo de espondilosis. En el caso de los machos, a menudo también se puede observar que ya no pueden levantar las piernas y, por lo tanto, se sueltan como un cachorro.

Diagnóstico de espondilosis en perros

Diagnóstico de espondilosis en perros

Si sospecha que su perro tiene espondilosis, es esencial una cita oportuna con el veterinario. El veterinario primero le preguntará sobre la postura y los movimientos de su amigo de cuatro patas.


Luego, el veterinario intenta detectar posibles cambios escaneando cuidadosamente la columna vertebral.


Sin embargo, si los síntomas de su perro en realidad son causados ​​por la espondilosis solo se puede determinar con rayos X o un tomógrafo de computadora.

Tratar la espondilosis en perros

La espondilosis no es curable. Para la mayoría de los dueños de perros, el diagnóstico es inicialmente un gran shock, sin embargo, con un poco de suerte y las medidas correctas, la calidad de vida en los perros afectados se puede mantener bastante bien.


Los analgésicos y las preparaciones antiinflamatorias se usan principalmente para tratar la espondilosis. Estos están destinados a aliviar los síntomas que ocurren en los episodios.


Los programas de ejercicio adecuados, como aeróbicos acuáticos y fisioterapia especial para perros con espondilosis, son útiles entre los lotes individuales.


Dado que las osificaciones a veces presionan los nervios o la médula espinal, la cirugía también puede ser necesaria en casos severos. Sin embargo, esto se asocia con riesgos considerables, especialmente para perros mayores, y por lo tanto, siempre debe ser el último recurso en el tratamiento de la espondilosis.

Prevenir la espondilosis en el perro

La enfermedad nunca se puede descartar por completo. Sin embargo, hay algunas cosas que puede hacer como cuidador para reducir al menos significativamente el riesgo de su perro.

Las siguientes medidas son importantes para prevenir la espondilosis del perro:

  • Evite sobrecargar con la gama incorrecta de deportes.
  • Asegúrese de que su perro no tenga sobrepeso.
  • Utilice Shiimun Slim para ayudar la dieta de su perro cuando ya sufre de sobrepeso.
  • Proporcione a su amigo de cuatro patas un lugar cómodo para dormir.
  • Limite los saltos largos y altos y subir escaleras al mínimo.
  • Preste atención a una dieta equilibrada con una comida sana para perros.

Las medidas mencionadas son, por supuesto, no solo sensatas e importantes para evitar la espondilosis, sino también para perros que ya están enfermos.

Bellfor Articulaciones & Huesos para perros con espondilosis

Suplemento dietético Bellfor Gelenke & Knochen

Se ha demostrado que los perros con espondilosis pueden beneficiarse al tomar ciertos suplementos. Con Bellfor Articulaciones & Huesos encontrará la preparación ideal para este propósito en nuestra gama.


Bellfor Articulaciones & Huesos contiene el complejo especial de ingredientes activos Ovopet. Esto está hecho de la membrana del cascarón de los huevos de gallina y proporciona a su perro numerosos nutrientes valiosos, como colágeno, ácido hialurónico y glucosamina.


Recomendamos Bellfor Articulaciones & Huesos como apoyo para el tratamiento veterinario y como medida preventiva para perros que tienen un mayor riesgo de espondilosis debido a peculiaridades genéticas o alto esfuerzo físico.

Espondilosis en perros: nuestra conclusión

La espondilosis es, sin duda, una enfermedad canina grave que puede tener graves consecuencias para los amigos de cuatro patas afectados. Pero como puede ver, las quejas se pueden manejar, por lo que los perros con espondilosis a menudo tienen algunos años buenos por delante. 


Además, las medidas preventivas correctas pueden al menos reducir el riesgo de enfermedad. Una dieta equilibrada, cómo fue posible gracias al concepto de nutrición de Bellfor, juega un papel particularmente importante en este contexto.


¡Ahora prepara la comida para tu perro!

Mis datos

Nombre del perro
Raza
Género*
Femenino
*Campos requeridos
Masculino
Castrado
No
Cumpleaños*
*Campos requeridos

Productos recomendados

Artículos similares

Escribe una reseña

    Malo 
 Bueno